Tratamientos alternativos en la menopausia

Durante los últimos años han surgido algunos tratamientos alternativos a la medicación tradicional que también se utilizan para disminuir los síntomas de la menopausia.

Fitoestrógenos. Los fitoestrógenos son alimentos que producen estrógenos en su interior, de manera natural. Los dos principales tipos de fitoestrógenos son las isoflavonas y los lignanos. Las isoflavonas se encuentran en la soja, en los garbanzos y en otras legumbres. Los lignanos se producen en el lino, en los granos integrales y en algunas hortalizas y frutas. La eficacia de los fitoestrógenos no ha sido comprobada aún por ningún organismo serio. La utilización de estos estrógenos naturales para combatir los síntomas de la menopausia surge a raíz de un estudio realizado en China y Japón, países en los que las mujeres son grandes consumidoras de fitoestrógenos y donde se vió que en estos países, las mujeres sufrían menos los síntomas de la menopausia. Aunque se trate de productos naturales, los fitoestrógenos se deben de consumir con moderación, ya que son alimentos que contienen una alta concentración de estrógenos y un consumo desmedido podría traer complicaciones.

Vitamina E. Se piensa que el consumo de vitamina E ha podido disminuir los sofocos repentinos en algunas mujeres, aunque no se puede garantizar que su consumo tenga un beneficio global, por lo que aún no se considera un tratamiento seguro. Los alimentos que poseen vitamina E son el aceite de oliva, la manzana, los espárragos, el mango, el aguacate, las almendras y el aceite de trigo, entre otros.

Cohosh negro. El Cohosh negro es una planta bulbosa natural que se encuentra en los bosques norteamericanos. La raíz de la planta contiene grandes concentraciones de isoflavonas (estrógenos naturales). Esta planta se ha utilizado en Europa para aliviar los sofocos y ha sido muy popular en USA. Aún no se han podido asegurar sus resultados, por lo menos a través de un estudio serio. Además algunos especialistas que han suministrado Cohosh Negro insisten en que el consumo de grandes dosis de esta hierba puede causar dolores, náuseas, jaquecas y vértigo.

Antes de probar con cualquiera de estos tratamientos alternativos, o cualquier otro que le recomienden, debe asegurarse de consultarlo antes con su ginecólogo ya que si empieza a consumir estos productos de forma excesiva y no controlada, podría tener efectos adversos y de impacto para su salud.