Tratamiento y medicación en la menopausia

La menopausia no necesita de ningún tratamiento ya que es una fase que una mujer debe de atravesar inevitablemente. Sin embargo, el médico podría indicar algún tipo de tratamiento cuando los síntomas de la menopausia son muy fuertes. Entre los posibles tratamientos que un médico podría recomendar, se encuentran los siguientes:

La Terapia con hormonas. El tratamiento con estrógenos sigue siendo, a día de hoy, el método más efectivo para combatir los sofocos y demás síntomas molestos que ocurren durante la menopausia. Dependiendo de la situación personal de la mujer y de sus antecedentes genéticos, el médico podría recomendar realizar un tratamiento con hormonas. Lo normal es que lo prescriba en dosis lo más reducidas posibles y tratando de suministrarlas en un corto período de tiempo.

Antidepresivos. El profesional podrá administrar antidepresivos en bajas dosis. La Venlafaxina es un antidepresivo del grupo de los inhibidores de la serotonina que han dado resultados para disminuir los calores o sofocos repentinos. También puede utilizarse la fluoxetina, paroxetina, citalopram y sertralina, todos ellos considerados como drogas aptas para este tipo de tratamiento.

La Gabapentina (Neurontin). Este medicamento se utiliza habitualmente en el tratamiento para evitar las convulsiones. Sin embargo, se ha visto que también ha dado buenos resultados para tratar los síntomas de la menopausia. La duración y las dosis serán indicadas por el médico.

La Clonidina. Este medicamento puede suministrarse en pastillas o en parches y se utiliza para combatir la presión arterial alta. Está comprobado que puede atenuar los sofocos que vienen de la menopausia aunque también tiene otros efectos secundarios sobre el paciente.

El Raloxifeno. Esta sustancia imita los beneficiosos efectos de los estrógenos sobre la densidad ósea de las mujeres posmenopáusicas, aunque con menos efectos secundarios sobre la mujer que el consumo de estrógenos en una TRH (terapia de reemplazo hormonal).

Estrógenos de Aplicación Vaginal. Consiste en administrar estrógenos de manera localizada (mediante tampones, anillos vaginales o cremas). Este tipo de tratamientos libera una pequeña cantidad de estrógenos que son absorbidos por el tejido vaginal. Ayudará a eliminar los dolores del acto sexual, producto de la pérdida de la lubricación vaginal natural y puede prevenir infecciones urinarias.

Al margen de los tratamientos con medicamentos también existen unos tratamientos alternativos para la menopausia.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR